jueves, 25 de agosto de 2011

Pollo en pepitoria

El nombre de este blog “Azafrán de hebra” se debe además de que me pareció apropiado por la temática del mismo, a que me encantan las especias y muy en particular el azafrán, así que he elegido para iniciarlo una preparación que lleva este condimento.

Por otra parte, este plato tiene un significado muy especial para mí, recuerdo que cuando era muy pequeña mi padre regaló a mi madre, -bastante aficionada a la cocina-, un libro de recetas donde se encontraba esta misma, cuando yo la probé y comprendí que leyendo libros se podían hacer cosas tan buenas, nacieron dos de mis aficiones: la lectura y la cocina.





INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:
  • 2 ó 3 trozos de tamaño regular de pollo, por persona
  • 20 almendras
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cebolla picada
  • 1 zanahoria picada
  • 1 hoja de laurel
  • Nuez moscada
  • 1/2 vasito de vino blanco
  • 1 vaso de agua
  • 1 huevo cocido
  • 1 pellizco de azafrán de hebra
  • aceite, sal y pimienta
  • perejil



PREPARACIÓN:

En una cazuela ponemos 5 ó 6 cucharadas de aceite y freímos las almendras que cuando estén sacamos a un mortero, a continuación echamos los trozos de pollo salpimentados al aceite y sofreímos muy bien, debe quedar muy dorado, Retiramos el pollo a un plato y lo espolvoreamos con nuez moscada rallada,- sin pasarse porque tiene un sabor muy intenso-.En el aceite que quedó ponemos el ajo muy picado, damos unas vueltas y añadimos las cebolla y la zanahoria todo cortado muy pequeñito, la hoja de laurel y dejamos que se haga despacio. Se vierte el vino blanco y se deja evaporar. 
Se vuelve a poner el pollo en la cazuela junto con un vaso de agua y dejamos que hierva unos 15 minutos. Mientras tanto, picamos en el mortero las almendras. El azafrán envuelto en un papel y puesto encima de la tapa de la cazuela se tuesta  unos minutos y se mezcla con las almendras. Se añade al guiso y se hierve 10 minutos más.
Para terminar se deshace la yema del huevo en la salsa y la clara se corta en trocitos pequeños, así como el perejil, se deja dar un hervor y se apaga el fuego.
Si esta salsa se hace con unas horas de antelación, gana en sabor.
Se puede servir con patatas fritas o con una base de arroz blanco sencillo, si es este el caso conviene que la salsa no esté demasiado espesa para que empape bien el arroz blanco.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...